• Vigilia

    En la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito, en Jiquilisco se celebra la Vigilia del Transito de María, que inicia con una muy concurrida procesión llevando en una urna de color blanco, iluminada y adornada con flores naturales, la imagen del Transito de María, que luce un vestido blanco una coronita de guirnaldas. Se le lleva en un estado de dormición y a su regreso al templo parroquial se inicia la Santa Eucaristía, donde al finalizar se procede a l levantamiento de la imagen en su estado de dormición, acompañado por el cantico viva la reina del cielo que entona la Legión de María, un movimiento parroquial instituido hace más de veinte años en esta parroquia por los padres pasionistas.

    Al finalizar este acto de la dormición o Transito de María, se continua un programa de celebración que incluye tres temas de reflexión mariana, tiempo de alabanza y el santo Rosario. Toda esta Vigilia ha sido precedida por una quincena de rosarios y reflexiones mariologías. El día quince la Eucaristía es precedida siempre por el Excelentico Monseñor Rodrigo Orlando Cabrera, día en que tradicionalmente se celebran una numerosa cantidad de Bautismos.


    A nivel histórico esta celebración es mucho mas acogida por la población jiquilicense hasta el día treinta de Agosto y son precisamente las fiestas patronales que organiza la Alcaldía Municipal y que la parroquia debe de sumarse también a su inauguración y celebración; todo esto debido a que al inicio al carecer de suficiente clero el sacerdote que venía a celebrar esta fiesta patronal, venia de la Diócesis vecina de San Miguel y después de celebrar esta misma advocación en otros pueblos como la vecina ciudad del Tránsito entre otros podía venir a Jiquilisco hasta el día treinta del mismo mes. Es así como tradicionalmente esta fiesta aunque no es el día del tránsito de María celebrado por la Liturgia eclesial ha quedado como el día de la patrona en la Ciudad de Jiquilisco. Ventaja: que del uno al quince de agosto lo celebra la parroquia sin ninguna interrupción, de bullicio, de estridencias y distracciones y además del quince al treinta continuamos festejando a la que las nuevas generaciones seguimos llamando FELIZ (Lc 1ss).